El gran buda tumbado
Masaje Tradicional Tailandés 2020-09-09T07:43:12+00:00

¿Qué es el Masaje Tradicional Tailandés?

El Masaje Tradicional Tailandés es un trabajo corporal lento y dinámico que implica la combinación de estiramientos pasivos y de presiones por todo el cuerpo siguiendo unas Líneas Energéticas SEN (I, II). Se utilizan para ello tanto las manos como los dedos, los codos, las rodillas, los pies y todo el peso corporal, en una serie de movimientos y balanceos, enlazados entre sí de una forma rítmica y armoniosa.

La rutina de este masaje tiene múltiples beneficios fisiológicos y anatómicos. De forma preventiva ayuda a mejorar los diferentes sistemas como el circulatorio, inmunológico, nervioso, musculo-esquelético, digestivo etc. y también muestra efectos terapéuticos al aliviar y mejorar un gran número de dolencias y trastornos como pueden ser los dolores de espalda.

El Masaje Tailandés se realiza sobre un futón o colchoneta y el cliente va vestido con ropa cómoda y holgada para facilitar los movimientos. Según los efectos que se busquen variará la intensidad y la forma de trabajo.

Historia del Masaje Tailandés

Historia del Masaje Tailandés

No fue hasta el reinado del emperador indio Ashoka (300 a.C.) cuando el budismo comenzó a establecerse a un nivel nacional por toda la India. El emperador Ashoka comenzó a difundir las enseñanzas de Buda internacionalmente enviando monjes por todo el sudeste asiático. Esos monjes, con frecuencia estaban instruidos en los principios ayurvédicos así que no sólo propagaron el budismo sino también las historias legendarias de sus maestros y los fundamentos del ayurveda. Los monjes levantaron templos y hospitales por donde fueron y sus habilidades comenzaron a integrarse junto a las prácticas curativas locales. Se cree que Tailandia tenía un estilo curativo chamánico antes de la llegada del budismo.

Estas artes curativas permanecieron como parte de la tradición oral, lo que quiere decir que fueron más practicadas que estudiadas, no se prestaron a una descripción minuciosa sino que fueron enseñadas mediante la demostración y la experiencia. Los estudiantes eran los aprendices del maestro y cuando este lo veía preparado, lo dejaba marchar para que continuara con la reputación de su linaje.

Los pocos registros históricos se guardaron en Ayutthaya, la antigua capital de Tailandia. En 1767, Ayutthaya fue invadida por los birmanos destruyendo muchos textos e imágenes valiosísimas, dejando sólo algunos fragmentos. El rey Rama I trasladó la capital a Bangkok y comenzó un proceso de restauración, reuniendo las obras restantes del arte y de la cultura. En 1788 comenzó a construir el famoso templo de Wat Pho, un centro para la educación y el aprendizaje de la Medicina Tradicional Tailandesa.

Influencia del budismo

Influencia del budismo

Es importante comprender la naturaleza espiritual del masaje tailandés. Tradicionalmente, el Nuad Boran se ofrecía en los monasterios budistas y era una extensión de la práctica espiritual, particularmente de la meditación. El terapeuta consumado se esforzaba por alcanzar ese estado de conciencia en cada momento mientras daba el masaje. Los efectos mejoraban enormemente a través de la práctica conocida como metta o la meditación amorosa/bondadosa. Cuando damos metta a nuestros clientes les ofrecemos una compasión sin límites con nuestro tacto.

Otro aspecto importante a resaltar sería la intención con la que hacemos el tratamiento. Una sesión dando metta, con sensibilidad y con cuidado y en conexión, es totalmente diferente de una sesión dada de una forma más mecánica. Desempeñando el masaje con una atención plena relajamos también nuestro sistema nervioso parasimpático, permitiendo al corazón disminuir sus latidos, aumentando la actividad intestinal y glandular y relajando los músculos. También nos permite desarrollar habilidades intuitivas y sentir los bloqueos en las líneas energéticas.

En Tailandia en cualquier lugar que ofrezcan Masaje Tailandés tendrán su pequeño altar con estatuas o imágenes de Buda y de Jivaka, con velas, incienso, flores y ofrendas. Es común antes del masaje rezar distintas oraciones para invocar la mediación de un poder más elevado para que nos guíe y nos de la claridad y la integridad para ayudar a nuestro cliente.